BUENAVISTA DEL NORTE

El municipio de Buenavista del Norte, nacido en el siglo XVI y fiel conservador de sus tradiciones, está situado en el extremo noroeste de la Isla. Esta es, sin duda, una de las zonas de mayor valor paisajístico de la Isla, un entorno ideal para la vida de sus cinco mil habitantes.

El pueblo cuenta con atractivos de indudable valor, desde sus calles con encanto y su costa plagada de calas hasta una oferta de ocio respetuosa con la naturaleza.

El 80% del territorio municipal está ocupado por espacios protegidos. Entre ellos destaca el Parque Rural de Teno, un monumento natural de unas 7.500 hectáreas con espectaculares paisajes rurales y marinos, con macizos y barrancos de extraordinaria belleza.

El Acantilado de Los Gigantes, de entre 300 y 600 metros de altura, cae verticalmente sobre el mar junto al Barranco de Masca. En esta franja de difícil acceso se encuentra el Caserío de Masca, uno de los mejores ejemplos de la arquitectura rural de Tenerife y declarado Recinto Etnográfico.

El último acontecimiento reseñable en la historia de Buenavista tuvo lugar en 1996, cuando la Iglesia de Nuestra Señora de los Remedios fue destruida por un gran incendio, perdiéndose un legado de gran valor histórico-artístico. El edificio se encuentra hoy restaurado.