TEROR

El municipio de Teror se sitúa en las medianías del Norte de Gran Canaria. Su superficie se caracteriza por los contornos irregulares, lindando con Arucas por la parte septentrional, con Las Palmas de Gran Canaria, Santa Brígida y San Mateo por la oriental, igualmente con San Mateo y con Valleseco al sur, al noroeste con Firgas y al oeste de nuevo con Valleseco.

Teror es el centro de peregrinaciones de la isla, y uno de los grandes centros de devoción del Archipiélago Canario. La presencia de la Patrona de la Diócesis de Canariense y de Gran Canaria, la Virgen del Pino, ha dado lugar a que se establecieran en esta villa varios conventos y destacadas construcciones religiosas, así como otras señoriales pertenecientes a la aristocracia insular.

De esta forma, un recorrido por este municipio, fundamentalmente por su casco histórico, nos permite respirar esa devoción mariana unida al encanto propio del lugar, a su entorno no sólo histórico y cultural sino natural.

Cada 7 de septiembre se celebran en el municipio las Fiestas de Nuestra Señora del Pino, a la que acuden numerosas gentes provenientes de todo el Archipiélago Canario, para admirar a la Patrona de Gran Canaria. Esta concurrencia de fieles y peregrinos participa en la romería y ofrendas a la Virgen, con sus productos de la tierra, sus bailes e instrumentos musicales, sus cantos, sus parrandas… Se trata de la gran fiesta dedicada a la Virgen del Pino.