SAN BARTOLOMÉ DE TIRAJANA

San Bartolomé de Tirajana se sitúa a 54 kilómetros de distancia de la capital, Las Palmas de Gran Canaria. Es el municipio más extenso de la isla. Sus paisajes de montaña se alternan con profundos barrancos, y se despliegan hasta las hermosas playas de su litoral costero.

El municipio de San Bartolomé de Tirajana combina el turismo de playa con el de montaña. Desde la costa a la parte más alta de San Bartolomé hay 40 kilómetros. En el casco antiguo del pueblo, conocido como Tunte, se alza la Iglesia de San Bartolomé de Tirajana, consagrada en 1922. Esta Iglesia se estructura mediante una planta basilical que se divide en tres naves. Destaca el Retablo Mayor, una obra realizada en 1922 por el maestro Lino Feo Ramos. El nicho central del Retablo es ocupado por la efigie de San Bartolomé, adquirida entre 1783 y 1787.

El campo de dunas, una gran masa de arena dorada que se distribuye en formas irregulares, ocupa una superficie de 4 kilómetros cuadrados y es la antesala de una playa que se extiende a lo largo de 5,6 kilómetros de longitud; esta playa recibe el nombre de Playa del Inglés y Maspalomas.

También en la costa, y al inicio de la Playa de Maspalomas, en el vértice oeste, se sitúa el Faro de Maspalomas. El proyecto de esta obra se debe a Juan León y Castillo, y su altura es de 60 metros.