ARTENARA

Artenara es una pequeña villa en la cumbre de la isla, cuyo territorio municipal llega hasta la costa, rodeada de los grandes bosques de Tamadaba y Tirma, ambos bien conservados en gran medida por su inaccesibilidad. Este municipio del oeste de Gran Canaria, cuenta con la mayor cuenca de la isla, la Caldera de Tejeda, además de los macizos de Altavista y Tamadaba, y en él se hallan los materiales geológicos más antiguos.

Destacan las numerosas viviendas en cuevas y la ermita de la Virgen de La Cuevita, de gran tradición, que se ha convertido en una de las manifestaciones más importantes del sentir del pueblo grancanario, siendo lugar de peregrinación para feligreses y romeros. Sus fiestas se celebran durante el mes de agosto y al municipio acuden gentes de todos los rincones de la Isla.

En los alrededores de Artenara se mantienen algunas tradiciones ancestrales como la elaboración de la cerámica o de los telares. Aquellos que no están habitados están siendo objeto de restauración como museos de sitio. Igualmente destacan los yacimientos arqueológicos que nos han aportado un gran conocimiento de la vida de los aborígenes canarios.