AGÜIMES

La Villa de Agüimes se encuentra situada en el sureste de la isla de Gran Canaria. Desde el caserío tradicional de Temisas, en la zona más alta del municipio, hasta el pueblo pesquero de Arinaga. Agüimes une su historia, sus yacimientos aborígenes, su arquitectura tradicional y sus hermosos paisajes a la hospitalidad de sus habitantes y su gran riqueza folklórica y artesanal.

Desde el siglo XV y hasta las Desamortizaciones del XIX, este municipio fue feudo de la Cámara Episcopal y del Obispo de la Diócesis Canariense. Testimonio de aquella época son el Palacio Episcopal y la Iglesia Parroquial, que tiene un cierto aire catedralicio.

Agüimes tuvo una gran importancia como enclave de los pobladores prehispánicos, tal como queda reflejado en el Roque Aguayro, de significado religioso y con varios yacimientos arqueológicos en su entorno, así como el Barranco de Balos, donde localizamos un bloque de basalto con unos 600 m. de longitud en el que existen numerosos grabados y figuras antropomorfas que podrían estar relacionados con rituales en torno al agua o la fecundidad.

Con el fin de potenciar el turismo rural se ha rehabilitado el antiguo Ayuntamiento y la “Casa de los Camellos”, antiguo establo usado para estos animales cuando se utilizaban como medio de carga o transporte. Esta misma circunstancia se sucede en el bello caserío de Temisas, que posee el mayor olivar de Canarias, compuesto por una especie autóctona de olivos (V.V.A.A.: Canarias isla a isla, 2000, p. 320.).